Querida Isabel

Estamos en abril y cada día hace mejor tiempo. ¡Ya llega el verano !

Corroboro que, un año más , el buen tiempo viene unido al destape generalizado.

Da la impresión de que muchas jóvenes y ,no tan jóvenes ,no se visten para salir a la calle, sino que cuando van a salir se desvisten.

Es fácil criticar este “destape” entre mis amistades, tanto las mamás de niños pequeños como las que tenemos ya cierta edad, pero

¡Que difícil no contagiarse de una manera u otra.!

De hecho, el atuendo veraniego se convierte en fuente de conflictos en muchas casas con adolescentes.

La moda pesa mucho y a las chicas les cuesta horrores salirse de los “cánones de belleza ” del momento.

Es ,cuando , en muchas familias, los padres o madres pesadas , entre las que me incluyo , ejercitamos la tan mal vista y anticuada labor de censura .

Recuerda Isabel las veces que ,ante un plan chulo, te pasas rato y rato arreglándote.

Cuando ya estás preparada, con mucho cariño y ,como buena hija que eres, vienes a despedirme, me das un beso, te miro y ……..¡horrorrrrr!!!

¡Mi hija no puede salir asi! Me digo.

¡ Ella no es ……lo que puede parecer!

Y empieza la gran conversación , por llamarla de alguna manera, de madre e hija:

“Cambiaté ese pantalón tan corto” te digo yo en cuanto respiro fuerte para coger aire.

“pero mamá “, contestas tu : “si no es corto, tendrías que ver a mis amigas …..”

“.. no es corto si estuvieras en la playa pero si que lo es para voltear la calle Mayor!!!!! Sigo diciendo yo

Y empieza mi argumentación : “vale , ya sé que quieres gustar y que tus amigos te encuentren irresistible (hay que aceptar la realidad) pero piensa un poco . ……….

Que quieres que digan cuando te vean:

¡Qué guapa está Isabel ! o ¡qué buena está Isabel!

Si te vale con que digan lo segundo estoy de acuerdo contigo:

es cuestión de quitarse ropa y recortar tela.

Eso sí, ya sabes para que te quieren.

Pero si prefieres que digan ¡qué guapa está !!!, ya es otra cosa.

Es cuestión de combinar bien, de sorprender, de pensar , y de tapar más que enseñar.

Resaltar no el cuerpo sino la feminidad.

Claro, insisto , que se me ocurre otra razón para destaparse y enseñar carnes.

Es cuando una chica es muy fea: así asegura que nadie le mire a la cara.

Pero como tu Isabel eres muy guapa, femenina y quieres que digan : ¡qué guapa está!

¡Cambiaté ese pantalón!!!!!

Y así, con un tira y afloja , cada una cede un poco y terminas cambiándote el pantalón ; ¡pero no la camisa! que según mi parecer, también “promete”……

En fin con 6 chicas en casa, viene siendo una batalla muy repetitiva. Pero es estupendo comprobar que, de tanto insistir, os va quedando claro :

. que no es lo mismo una cosa que otra,

.que no se puede ir provocando (excitando para ser más exactos) a nadie, y

.que ir sexy hay que reservarlo , como su propio nombre indica para el cónyuge y en el lecho matrimonial.

Me acuerdo de hace un tiempo, cuando me probaba un vestido para la boda de tu hermana.

Salí del probador con un vestidazo impresionante y me dijo la simpática dependienta:

¡le queda a usted muy sexy!

Inmediatamente me lo quité y fui corriendo a otra tienda donde la dependienta quisiera ayudarme a estar guapa y no se conformara con la vulgaridad de verme sexy.

Siento ser tan pesada Isabel pero el día que no me importe como vayas, tendrás que preocuparte:

o no te quiero,

o he transigido en mis ideales y principios.

Y ya sabes: quien transige en asuntos de ideales , de honra o de fe , es una persona sin ideales ni honra ni fe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s